La atractiva Vía Ferrata El Cáliz

La Vía Ferrata El Cáliz discurre por una imponente pared en la cara oeste el Monte Pando, su recorrido es más accesible de lo que parece desde abajo. Es una vía corta con un trazado muy estético y bien equipado. Es una vía divertida, con dos posibles recorridos, fácil y medio, por lo que es recomendable para personas que tengan poca o ninguna experiencia y quieran iniciarse en la escalada.

Está vía se denomina el Cáliz por discurrir por la pared del “Cáliz”, cara oeste del Monte Pando sobre la cueva del Haza. El itinerario transcurre a lo largo de unos 300 metros equipados, con un desnivel de 120 m. Presenta dos salidas diferentes, una más sencilla que otra. Ambas están unidas por un espectacular puente tibetano (de tres cables, uno para desplazarse con los pies y dos para los brazos y disipadores) de unos ocho metros de largo. La impresionantes vistas que nos acompañan durante toda la ascensión, el espectacular entorno y la sensación de altura y vacío en alguno de los desplomes en las zonas finales, hacen de esta vía ferrata una experiencia inolvidable.

Read this article with the support of:

Be sure to visit them, they have something interesting to offer to you.

  

ACERCAMIENTO A LA HISTORIA DE LAS VÍAS FERRATAS

 

Se considera como la primera vía ferrata la que se instaló en 1843 en Austria para hacer más segura y accesible la ruta normal de ascensión al pico Hoher Dachstein. Italia fue el país que continuó con esta actividad al equipar la famosa Marmolada en los Dolomitas en 1903. Esta zona montañosa italiana será considerada a posteriori como la cuna mundial de las vías ferratas, y donde se encuentran algunas de las más espectaculares y comprometidas.

Durante la primera guerra mundial se siguen equipando con fines militares infinidad de vías y senderos para alcanzar las cumbres en los Dolomitas. Hasta que el fin de la guerra convirtió esos caminos en senderos deportivos y de ocio. Salpicadas por toda la cordillera dolomítica las vías ferratas se han ido adaptando a los tiempos actuales y actualmente se trata de uno de los reclamos turísticos más importantes de esta región italiana de relevancia alpinística mundial.

Exceptuando las famosas clavijas de Cotatuero, instaladas en 1881, en España hacen su entrada alrededor de 1990, con la ferrata Teresina en la Sierra de Montserrat y algunas otras en Ordesa y Monte Perdido y desde entonces cada vez son más las vías ferratas y los usuarios de las mismas.

Hoy en día constituyen uno de los deportes de aventura más demandados, ya que sin necesidad de un entrenamiento ni pericia especial, nos hacen accesibles paredes y paisajes que, de otra forma, nos serían imposibles de recorrer.

Cantabria cuenta ya con varias zonas donde practicar este deporte y disfrutar de un día perfecto con amigos y/o familia.

¿ QUÉ ES UNA VÍA FERRATA ?

Una vía ferrata es un itinerario tanto vertical como horizontal (flanqueo) equipado con diverso material: clavos, peldaños, presas, pasamanos, cadenas, puentes colgantes y tirolinas, que permiten el llegar con seguridad a zonas de difícil acceso para senderistas o no habituados a la escalada. La seguridad corre a cargo de un cable de acero instalado en toda la vía y el arnés provisto de un disipador de energía y mosquetones especiales de vía ferrata.

ENTORNO

La Vía Ferrata El Cáliz fue la primera vía ferrata abierta en Asón en el año 2011 por el grupo de montaña Lavalle de Ramales de la Victoria. situada en el entorno de la Cueva de Covalanas (cueva con pinturas rupestres declarada patrimonio de la humanidad), que junto a la Escuela de Escalada del Haza (con más de 185 vías), el barranco del Calera inferior y Cuevamur, constituyen un referente en el norte de España para todos en la enseñanza y práctica de los deportes de aventura.
  

DISFRUTANDO DE LA VÍA FERRATA EL CÁLIZ

 

El itinerario comienza a las afueras de Ramales de la Victoria, en concreto desde el aparcamiento de la cueva de Covalanas (ver mapa a pie de página). Tomamos la pista descendente hacia el norte siguiendo el camino de los Carlistas. Al poco rato a la izquierda pasaremos por el mirador de Covalanas, y en pocos minutos nos encontramos con el cartel que señala el comienzo de la vía y nos indica de las normas a seguir. En concreto: son necesarios el uso de botas, arnés, disipadores, guantes y casco. Aunque se trata de una ferrata de iniciación, nunca deben fallar las medidas de seguridad. La vía es únicamente de ascenso, no estando permitido bajar por ella.

CLICK PARA AMPLIAR

PULSA PARA AGRANDAR

Se puede dividir en tres zonas perfectamente diferenciadas: Primera zona, es la de inicio y es muy vegetativa. Este tramo no tienen ningún dificultad para realizarlo y tampoco se tiene sensación de altura puesto que discurre entre vegetación la cual evita ver claramente el desnivel. Con las grapas y agarres cercanos, te sube en una sucesión de terrazas y rampas hasta una pequeña oquedad que lleva el mismo nombre: cueva El Cáliz.

La segunda zona, ya no tiene vegetación. En su parte inicial es un estrecho corredor, para después pasar a ser más vertical y entretenido. Poco a poco vamos notando como se aleja el suelo de nosotros, llegando al último tramo del segundo sector, donde podemos apreciar claramente, la sensación de vacío pero sin dificultades técnicas.

Tercera zona, es el tramo más complejo de la vía. Al inicio del mismo se divide en dos sectores y tienes que tomar la decisión de atacarla por el camino más sencillo que es el de la derecha, o bien por el más difícil que es el camino de la izquierda, un tramo desplomado donde hay que apretar un poco más, aunque sin problemas porque hay grapas de sobra.

En esta tercera zona también hay un puente tibetano para quien quiera realizar un poco de equilibrismo. Una vez pasado el puente tibetano, se llega al final de la ferrata sin gran dificultad. Existe la posibilidad de terminar la ferrata con un par de pasos desplomados que nos quedan a la izquierda el puente, o por la zona sencilla de la derecha.

Desde la parte alta disfrutaremos de unas vistas espectaculares hacia el pico San Vicente y al barranco del Calera.

Existen dos posibles retornos: uno hacia el pueblo de Ramales y el otro hacia la derecha, el más utilizado, hacia el aparcamiento caminando por un bosque de encinas y madroños marcado con puntos rojos que nos deja encima de las cuevas de Covalanas , desde este punto seguiremos el camino que lleva al aparcamiento y que pasa por la espectacular pared del Eco, “la paredona”, conocida internacionalmente por sus vías de escalada de dificultad máxima. Si elegimos bajar por la izquierda el camino nos devuelve a la senda de los Carlistas, más al sur del inicio de la vía ferrata, por un buen camino y deberemos remontar el camino hasta el estacionamiento. Este retorno es más corto.

Aunque La dificultad de la vía está marcada como K3 según la escala de Hüsler, (K1 fácil, K6 extremadamente difícil), es una buena vía para iniciación y niños pues no encontraremos ningún paso de excesiva dificultad ni exposición y las grapas están muy juntas. En total son 120 metros de desnivel y 300 metros de recorrido a superar que se hacen en aproximadamente 2 horas, contando el descenso, aunque se puede realizar en mucho menos tiempo si tienes un poco de experiencia.

UNOS APUNTES

  • El acceso a la Vía Ferrata El Cáliz es libre y GRATUITO para todas las personas con los conocimientos y el material adecuado.
  • No se recomienda en caso de sufrir vértigo o miedo a las alturas.
  • Si no tienes experiencia en este tipo de instalación, contrata un servicio de guía, y si necesitas alquilar el equipo necesario para realizar la vía puedes ponerte en contacto con la Oficina de Turismo del Ayuntamiento de Ramales de la Victoria o con las empresas especializadas de la zona, que ofertan un servicio de guías, el material técnico necesario, un reportaje fotográfico y los seguros pertinentes, a precios realmente asequibles y que te proporcionarán la máxima seguridad y disfrute.
  • En caso de riesgo de tormenta eléctrica debe alejarse lo antes posible del equipamiento de la vía.
  • Procure no ocasionar caídas de piedras.
  • Lo más importante es que hay que estar seguro en cada paso, por lo tanto no se deben hacer las cosas deprisa.
  • Las actividades en altura son peligrosas y pueden ocasionar heridas graves o mortales. Usted asume personalmente todos los riesgos y responsabilidades por cualquier daño que pueda producirse. Si no está dispuesto a asumirlos NO utilice esta instalación.
  • El lugar es precioso y así debe continuar. No lo convirtamos en un vertedero. Llévate tu basura, incluso la biodegradable.
¡ Disfruta de sensaciones reservadas hasta ahora a escaladores !

Read this article with the support of:

Be sure to visit them, they have something interesting to offer to you.